obstaculos-motivaciones-desmotivaciones Dejé la bitácora abandonada por dejadez y varios motivos personales, tan dejada estaba que hasta me hackearon la cuenta y he perdido las últimas entradas y tenido que subir fotos y videos que se fueron al garete por notener una copia de seguridad. Por eso si mirais la entrada anterior a esta os puede sonar a repetitiva pero no, entre aquella y esta había alguna más. La foto que os he puesto de cabecera tiene un significado importante por el hecho de plasmar bastante claro mi situación mental en estos momentos “ni tu mismo sabes que hacer con tu propia vida” refleja a las claras que tengo tantas cosas en modo stanby, abandonadas, o simplemente que no tengo tiempo material que ya he llegado a ese callejón sin salida en el que te planteas si sentarte en el rincón y dejar que la vida siga o coger el martillo y reventar la pared del fondo para hacer una puerta a una renovación que te haga superar el reto de la vida.

Os diré que sigo buscando el martillo pero no lo he encontrado de momento; eso si, como forma de buscarlo he comenzado por decidir que ésta bitácora tiene que vivir, y para ello hay que darle de comer ¿y qué come? Pues palabras, palabras que deben fluir como mínimo semanalmente y que servirán para plantearme retos y comenzar a romper ladrillo a ladrillo el muro del fondo y renacer con fuerzas renovadas que permitan seguir produciendo alegrias al alma abandonada en un rincón. He vuelto y pienso quedarme.