Mi mano, tus manos, amistad y amor

Mi mano, tus manos, amistad y amor

Se hace difícil hacer una crítica a una publicación cuando ésta ha sido realizada por alguien que conoces muy bien desde hace muchos años y además conoces de primera mano el devenir de la obra, lo que ha costado, y lo que cuesta hacer que sea conocida; pero he aquí que me hayo frente al infame teclado dispuesto a hacer la más objetiva crítica que sea capaz de escribir. Al lío.

 Comenzar a leer ésta novela ya te infunde positivismo a través de Carolina, una chica frente a un espejo una mañana que ve como su mundo va bien y que se va a trabajar con toda la ilusión que da el hacer lo que te gusta y ponerle todo tu empeño para que seas reconocida. Luego conoceremos a Olvido, esa otra parte protagonista que en cualquier obra debería ser la némesis de la protagonista y que en la obra que nos ocupa ya desde el principio es un pilar más en la conciencia humana de Carolina. El Camino de los Sauces no cuenta una historia, cuenta el caminar de dos almas gemelas que se van relevando en la vida.

 La lectura es amena y, aún transcurriendo los hechos en una residencia de ancianos, a más de uno se le escapará algún suspiro al reconocer personajes que se han encontrado o se encuentran en sus vidas. El devenir de los acontecimientos es narrado por Carmen Palanco como se mueven los visillos de una cortina con la brisa de un amanecer: pausadamente a ratos y con más brio cuando la brisa sopla más fuerte. Va desgranando los acontecimientos y los protagonistas de una manera que no te das cuenta como pasas las páginas del libro hasta que llegas al final; ese final hilado a través de las páginas poco a poco y que va llegando sin darte cuenta hasta hacerte la pregunta “¿ya está, no hay más?” Tu alma te pide más prosa, más historia, te quedan dudas que no sabes como resolver,… Pero creo que eso es la esencia de cualquier obra, el que el lector se quede con SU parte de la historia; que sea capaz con lo leido de discernir otras historias paralelas, otro final alternativo. Si al terminar un libro no te queda el ansia de querer más o se te ocurre como lo hubieras escrito tu, mejor deja de leer. Yo si me he quedado con ganas de más y si me quedara con un personaje, ese con el que siempre conectas, sería Miguel aunque en el fondo de mi

alma se que sería Olvido. Os recomiendo encarecidamente la lectura de ésta novela, os encantará.

 Lógicamente una crítica no lo sería si además de resaltar todo lo bueno no pones algunos peros (que no lo malo) y en este caso Carmen Palanco creo que peca (a mi parecer) de un poco de miedo escénico y ha pensado que a los lectores se les haría pesado leer más páginas; pero no, a El Camino de los Sauces le faltan más páginas que nos lleve a conocer mucho más de Olvido, algo más de otros personajes del entorno y quizás haber ahondado en como la relación de Carolina y Olvido afecta en la relación de pareja de Carolina. Eso supongo que hubiera significado mucho más trabajo y mucho más tiempo para conocer la obra y a la autora, cosa que creo que habrá sopesado Carmen antes de tomar la decisión. Aún con mi crítica os insto a que busqueis el libro y os deleiteis con su lectura y no olvideis este nombre: Carmen Palanco.

“-La vida es un desengaño – Miguel hablaba un tanto triste.

-La vida es todo lo que tenemos – contestó Olvido a sus palabras…”