Como prometí en el blog de Callejuelo, que por cierto es el propietario de esta bellisima foto que ilustra esta entrada, aunque tarde por problemas personales voy a reseñar mi opinión y la de muchos de mis paisanos sobre la fiesta de las cruces en mi pueblo. Ya hice un comentario sobre la entrada de Callejuelo donde había varios textos subidos de tono por parte de lectores que se escudaban detras del nombre más sufrido de la literatura mundial: “Anónimo”. La respuesta mia fué la siguiente:
“Tanto anonimo abruma por parte y parte ¿hay algún tipo de miedo a ser descubierto? Que yuyu no, jajajaja. Desde mi lugar privilegiado en Tauri os puedo aclarar unas cuantas cosas a tod@s los que habeis escrito tantas memeces sobre la que he considerado siempre (incluso hasta en el extranjero)la fiesta más bonita de mi pueblo y de muchos otros lugares que se denominan cruceros. Vamos al lio.¿No sabeis que escribir en mayusculas en cualquier foro es un insulto a los demás? ¿Pensais unos y otros en acabar con una fiesta tan arraigada en este pueblo? He vivido muchos años en una casa con unos padres que cuando llegaba mayo se tiraban los trastos a la cabeza con las cruces, pero a la hora de las fiestas iban a las dos verbenas y a los dos romeritos (me he comido muchas croquetas frias viendo buenisimas actuaciones en la Plaza del Llano y en la Plaza Virgen del Rocio de Los Portales). Con esto quiero decir que si quereis convertir la fiesta en una autentica verbena putiférica al más puro estilo de la telebasura que estais acostumbrados a ver, yo me veré obligado a formar un grupo de gentes “normales” que busquemos el que la fiesta sea de quien le pertenece: al pueblo. Dicen que la historia la escriben los que ganan y esto no es una guerra, esto es es el lucimiento de un pueblo en sus calles y merece mejor trato del que le dais echandoos la culpa unos a otros. Los dos bandos teneis razón en algunas cosas y os equivocais en otras, pero si ambos no remais en el mismo sentido, el barco solo da vueltas en circulo y no avanza….La cruz más nueva es la de Arriba, la más antigua es la de Las Huertas (os creeis que hubo una carrera a ver quien llegaba antes)y si se demostrara que La Fuente es de la misma edad es de tontos pensar que llegó antes, saldrían en procesión el mismo año ¿no? En cuanto a las capillas, las carretas, etc…todo es política a favor de unos y otros según quien haya tenido el poder suficiente para otorgar privilegios a unos u otros. No me enrollo más. Haré una entrada mañana en mi blog al respecto de las cruces, espero que lo visiteis http://reflexionesdesdelaperfeccion.blogspot.com/Saludos a todos desde Tauri…Ah, por cierto, soy nacido y criado en pleno cogollo calatrava, casado con una perolera, con un padre huartero y madre calatrava hasta los huesos. Mi cruz, todas y aunque os duela, la cruzcampo. Sobre todo el primer domingo de mayo en la plaza viendo el poderio de belleza de trajes, mujeres y cruces bellisimas que tiene mi pueblo. Viva la Cruz de Mayo en Rociana…
13 de mayo de 2009 20:39”
Como habreis podido comprobar la entrada la hago hoy, pero eso es lo de menos. Lo que quiero hacer comprender a esos fanáticos y supuestos cruceros que se dan esos golpes de pecho y esputan por su boca una verborrea barriobajera que si miren cualquier día en el espejo y recapaciten para comprender que su fanatismo es comparable al de tantos mártires que se inmolan en Irak o Afganistan o, si usamos nuestra propia religión, a tantos cafres como hubo en la época de la Inquisición o más recientemente durante nuestra guerra civil en la que lo mismo un bando que otro tomaban más partido por el tema de la religión que por sus propias causas: unos quemando iglesias y otros luchando contra herejes en contra de su credo. Partida de inútiles mentales. Estas posturas tan animaladas son las que me incitaron a crear este, espero, punto de encuentro entre humanos que quieran serlo y entre todos hacer lo posible por tener una convivencia sana entre nosotros mismos y nuestros semejantes.
Mi pueblo, a mi pesar, adolece de dos pecados capitales: la pereza y la envidia. La pereza porque es un pueblo que no mira para sí, sino para los demás; le gusta que se lo den todo hecho, lo cual lleva a que solo unos pocos trabajen para los demás…Y esto nos lleva al otro pecado, la envidia. Los demás nunca reconocerán del todo el mérito del trabajo de esos pocos; y encima envidiarán todo lo que hagan los demás pueblos con la coletilla fatídica de: “Aquí no se hace nunca nada” o “Aquí como no hay de nada”. Este es mi maravilloso pueblo, del que hablo en todas partes diciendo que es lo mejor del mundo y que tiene la mejor feria y la fiesta más bonita que existe: el domingo de las cruces. ¿No os dais cuenta de que todo ese odio solo lleva a matar la fiesta?
En lugar de remar en éste barco todos a una, intentáis de hundirlo a base de malas artes, y no señalo a nadie en concreto. Si yo perteneciera a alguna de las demás cruces reuniría a todas las que tienen menos gente y procesionarían aparte con lo que partiría la fiesta y su fulgor. Eso significaría el fin de una tradición y una puñalada más a un pueblo que no se merece más pena de la que ya tiene. Lo que sí creo que se debe de hacer es, no un consejo de hermandades a priori, no; sino que el consistorio pusiera orden y concierto y no dejara más que hiciera cada uno lo que quiere sin más. Y a partir de ahí crear un consejo que mirara a todos por igual y que ayudara sobre todo a las cruces menos favorecidas y hacer que todos los años salieran todas, las nueve, con lo que el pueblo ganaría con ello. Ni una más, ni una menos, todas iguales en la calle. Si después cada una en su tiempo de fiesta quiere hacer esto o lo otro y tirar la casa por la ventana, pues allá cada uno con lo suyo. Pero dejaros de echaros mierda unos a otros, si al fin y al cabo las dos terminareis llenas de eso, de mierda. Limpiemos la cuadra y mantengamos al caballo aseado que así lucirá. O aferrémonos a aquel dicho tan popular de: “Tú sigue hablando así del caballo, a ver como lo vendes después”. Necesitaría un libro para quedar bien claro todo lo que hay que hacer, pero espero que haya servido para que germine un sentimiento general de que esto hay que salvarlo como sea y por encima de quien sea. Es nuestra cultura, nuestra fé, nuestra fiesta, nuestras costumbres…si no somos capaces de mantenerlas,¿para qué estamos aquí? Reflexionar sobre ello, yo haré lo mismo desde mi rincón de Tauri, saludos…