Domingo, primavera, marzo…nada. El viernes me dieron el alta en rehabilitación. Me vine del hospital por la tarde, llevo dos días escasos en casa intentando adelantar trabajo pendiente y a duras penas he podido actualizar el blog; de lo demás ya me ocuparé más tarde. Dentro de unas tres horas vuelta al hospital con el familiar. Vuelta a la rutina pero peor, antes me distraía porque tenía que ir a rehabilitación, ahora no tengo nada que hacer: NADA. Solo acompañarlo durante 24 horas al día y sin saber si vuelvo el martes o el miércoles… Bueno, aprovecharemos para hacer cosas con el portatil (¿enano, mini? Todavía no se como denominarlo. Muchos lo llaman netbook. Yo solo se que tiene 10″ y que me dá un avío buenísimo), y veremos conciertos y películas y leeremos mientras me pongo música relajante; ¡un planazo! Cuando vuelva os compensaré con unos artículos que quiero publicar pero todavía no sé como enlazarlos desde aquí y que podais descargarlos y leerlos detenidamente para luego comentarmelos en el blog y decirme si os parecen bien. Además se acerca una temporada de trabajo sesual (del español seSo) de órdago que ya os iré desglosando. Por ahora saludos desde Tauri y como decimos en mi gremio cuando nos despedimos por la emisora: “sed buenos y no cojais nada del suelo”, jajajajaja. Tomadlo como querais, pero esto es lo que ha sido y lo que hay por ahora. Chao a todos, me voy de hospi…