butonsa.es

Reflexiones desde la Perfección

Categoría: hospital

CAMBIOS (14/04/09)

Como ya dejé reflejado en mi anterior entrada, estoy en el hospital otra vez. Pero ésta vez hay cambios sustanciales; ayer nos mudaron al hospital en que le insertarán el DAI al familiar en cuestión. Por cierto, ya sé lo que es un DAI, es un desfibrilador interno que detecta el fallo del corazón y actúa como una puesta en marcha soltando una descarga eléctrica que hace que comience a latir otra vez con la intensidad suficiente; en otras palabras, el aparato en cuestión es una versión diminuta del equipo que todos hemos visto alguna vez actuar en películas o en la realidad cuando hay una parada cardiaca. Y para la pequeñez que tiene (igual que un marcapasos) ya vale el jodido una pasta. Todo sea por conseguir la calidad de vida necesaria para una persona que, teóricamente, es joven y todavía puede dar mucha guerra.
Viendo el gasto que está haciendo la Seguridad Social es lógico decir que hoy por hoy en España (con sus más y sus menos) ésta institución funciona bastante bien. Y lógicamente se nos viene a la mente en momentos como éste el hecho de que los gobiernos deberían invertir muchísimo más de lo que hacen en la sanidad pública y no en maquiavélicas armas de destrucción y en burbujas dinerarias que solo buscan el caos y la desolación en un mundo infestado de virus y enfermedades que día a día se llevan la vida de miles de personas. Puede parecer una vanalidad recurrente el decir esto ahora que mi familiar está ingresado, pero no lo es porque mi familiar está recibiendo el tratamiento adecuado a su afectación; el problema lo tienen todos los demás enfermos que no reciben la asistencia médica necesaria ni a tiempo porque no es rentable invertir en salud. Quizás en estos momentos de crisis mundial y faltos de dinero los gobiernos tengan la lucidez necesaria para darse cuenta de que, cuando haya dinero fluyendo otra vez, deban de acercar más dinero a la salud de todos y no a especulaciones baratas que luego salen tan caras como estamos sufriendo en nuestras carnes a día de hoy. Hago ésta reflexión desde la habitación del nuevo hospital que visitamos (por cierto sin wifi tampoco) y dándome cuenta de que nos dicen que nuestra esperanza de vida ha subido bastante alto.¿alto? Nos hablan de superar la barrera de los ochenta con creces y yo miro a mi alrededor y a todos mis familiares muertos hasta ahora para comprobar que solo tengo dos o tres conocidos o familiares que pasen la barrera de los ochenta; eso sí, el que lo consigue se pasa bastante, pero ninguno de los demás han pasado de los 76 incluido mi padre; joder, eso da que pensar bastante con la edad que tengo y que es más de la mitad del camino supuesto a recorrer. Así que ahí dejo puesta mi pica en Flandes y me despido desde Tauri donde seguiré dándole vueltas a tan peliagudo asunto por lo menos para mí en estos momentos de bajada moral.

RUTINA

Domingo, primavera, marzo…nada. El viernes me dieron el alta en rehabilitación. Me vine del hospital por la tarde, llevo dos días escasos en casa intentando adelantar trabajo pendiente y a duras penas he podido actualizar el blog; de lo demás ya me ocuparé más tarde. Dentro de unas tres horas vuelta al hospital con el familiar. Vuelta a la rutina pero peor, antes me distraía porque tenía que ir a rehabilitación, ahora no tengo nada que hacer: NADA. Solo acompañarlo durante 24 horas al día y sin saber si vuelvo el martes o el miércoles… Bueno, aprovecharemos para hacer cosas con el portatil (¿enano, mini? Todavía no se como denominarlo. Muchos lo llaman netbook. Yo solo se que tiene 10″ y que me dá un avío buenísimo), y veremos conciertos y películas y leeremos mientras me pongo música relajante; ¡un planazo! Cuando vuelva os compensaré con unos artículos que quiero publicar pero todavía no sé como enlazarlos desde aquí y que podais descargarlos y leerlos detenidamente para luego comentarmelos en el blog y decirme si os parecen bien. Además se acerca una temporada de trabajo sesual (del español seSo) de órdago que ya os iré desglosando. Por ahora saludos desde Tauri y como decimos en mi gremio cuando nos despedimos por la emisora: “sed buenos y no cojais nada del suelo”, jajajajaja. Tomadlo como querais, pero esto es lo que ha sido y lo que hay por ahora. Chao a todos, me voy de hospi…

HOSPITAL

Quien me iba a decir a mí que la siguiente entrada la haría desde el hospital. Las cosas de la vida, que no las del querer. Pues sí, un familiar que se ha puesto enfermo y aquí estamos echando la noche en la quietud de una planta del hospital. He pasado muchas noches aquí con mi hija pequeña y se lo que es esto; bueno el ala de infantil suele ser más ruidoso por el hecho de ser niños que dan más lata.

Como decía la quietud es exquisita, las luces apagadas, solo se ven las de emergencia; marca una serenidad en el ambiente que te da alas para escribir algunas lineas para este blog que se presenta hasta ahora tan paupérrimo de entradas. Tengo algunas ideas de temas a tratar aquí que verán la luz en breve. Por ahora es más importante la salud del familiar y mi rehabilitación, que ahora que ya parece que se ve el final, me está pasando factura con unas sobrecargas en una pierna que me llegan a asustar; el fisio dice que es normal, pero, joder, la pierna es mía. Esperaremos a la consulta para ver novedades.

Nos tomaremos la cosa con la tranquilidad de que esto es pasajero. Mientras, un poco de crucigramas con la DS, mi rehabilitación y el portátil para poder escribir algo que luego meta en el blog, ya que aquí no hay wifi (habrá que hacer una sugerencia al respecto). Saludos a todos desde la quietud nocturna de un hospital del SAS y la música de fondo de una actuación del grupo Shakatak. Esto sí que es paz, aunque no recomendable desde el punto de vista del lugar en que me encuentro.
Esta entrada es del día 17 de marzo, hasta ahora no he podido subirla. Iré haciendo lo que pueda en los proximos días.

© 2017 butonsa.es

Tema por Anders NorenArriba ↑