butonsa.es

Reflexiones desde la Perfección

Categoría: literatura

El Camino de los Sauces

Mi mano, tus manos, amistad y amor

Mi mano, tus manos, amistad y amor

Se hace difícil hacer una crítica a una publicación cuando ésta ha sido realizada por alguien que conoces muy bien desde hace muchos años y además conoces de primera mano el devenir de la obra, lo que ha costado, y lo que cuesta hacer que sea conocida; pero he aquí que me hayo frente al infame teclado dispuesto a hacer la más objetiva crítica que sea capaz de escribir. Al lío.

 Comenzar a leer ésta novela ya te infunde positivismo a través de Carolina, una chica frente a un espejo una mañana que ve como su mundo va bien y que se va a trabajar con toda la ilusión que da el hacer lo que te gusta y ponerle todo tu empeño para que seas reconocida. Luego conoceremos a Olvido, esa otra parte protagonista que en cualquier obra debería ser la némesis de la protagonista y que en la obra que nos ocupa ya desde el principio es un pilar más en la conciencia humana de Carolina. El Camino de los Sauces no cuenta una historia, cuenta el caminar de dos almas gemelas que se van relevando en la vida.

 La lectura es amena y, aún transcurriendo los hechos en una residencia de ancianos, a más de uno se le escapará algún suspiro al reconocer personajes que se han encontrado o se encuentran en sus vidas. El devenir de los acontecimientos es narrado por Carmen Palanco como se mueven los visillos de una cortina con la brisa de un amanecer: pausadamente a ratos y con más brio cuando la brisa sopla más fuerte. Va desgranando los acontecimientos y los protagonistas de una manera que no te das cuenta como pasas las páginas del libro hasta que llegas al final; ese final hilado a través de las páginas poco a poco y que va llegando sin darte cuenta hasta hacerte la pregunta “¿ya está, no hay más?” Tu alma te pide más prosa, más historia, te quedan dudas que no sabes como resolver,… Pero creo que eso es la esencia de cualquier obra, el que el lector se quede con SU parte de la historia; que sea capaz con lo leido de discernir otras historias paralelas, otro final alternativo. Si al terminar un libro no te queda el ansia de querer más o se te ocurre como lo hubieras escrito tu, mejor deja de leer. Yo si me he quedado con ganas de más y si me quedara con un personaje, ese con el que siempre conectas, sería Miguel aunque en el fondo de mi

alma se que sería Olvido. Os recomiendo encarecidamente la lectura de ésta novela, os encantará.

 Lógicamente una crítica no lo sería si además de resaltar todo lo bueno no pones algunos peros (que no lo malo) y en este caso Carmen Palanco creo que peca (a mi parecer) de un poco de miedo escénico y ha pensado que a los lectores se les haría pesado leer más páginas; pero no, a El Camino de los Sauces le faltan más páginas que nos lleve a conocer mucho más de Olvido, algo más de otros personajes del entorno y quizás haber ahondado en como la relación de Carolina y Olvido afecta en la relación de pareja de Carolina. Eso supongo que hubiera significado mucho más trabajo y mucho más tiempo para conocer la obra y a la autora, cosa que creo que habrá sopesado Carmen antes de tomar la decisión. Aún con mi crítica os insto a que busqueis el libro y os deleiteis con su lectura y no olvideis este nombre: Carmen Palanco.

“-La vida es un desengaño – Miguel hablaba un tanto triste.

-La vida es todo lo que tenemos – contestó Olvido a sus palabras…”

 

Y LA VIDA…

En los comienzos de éste espacio (incluso antes de ser creado) ya tenía en mente el post que ahora tengo entre manos. A través de un compañero de trabajo y de emisora nocturna, ya que coincidimos más en el turno de noche y nuestras rutas son las mismas menos en los últimos 50 kilómetros en los que él se desvía hasta que volvemos a encontranos a la vuelta en el mismo punto. Son muchas horas de charla amena las que llevamos y en las que se tratan los temas más diversos: trabajo, familia, política (lo menos), sociedad,etc…
Entre tal maremagnum de temas, un día me comentó que estaba leyendo un libro sobre un hombre de San José de la Rinconada(Sevilla) que era medio pariente suyo lejano, pero que se conocían por no haber perdido todos los lazos familiares, ya que mi compañero es de Brenes. Me contó por encima de que pertenecía a una familia pobre, con varios hermanos, uno de ellos con una pierna menos por un accidente laboral siendo casi un niño; años de hambre en el extraradio sevillano y demás. Este hombre decide meterse en política en la clandestinidad, luego sigue en democracia hasta que se desvincula de ella por parecerle que ya la política no es lo que él esperaba; desengañado y con la jubilación en puertas lo deja todo para vivir una vida normal teniendo en cuenta que la de antes se la había robado la política, el trabajo duro y la cárcel donde tuvo el dudoso honor, por error, de ser el último preso político del franquismo en salir a la calle. Una historia que me llevó a pedirle el libro a mi compañero cuando paramos a tomar café para echarle un vistazo en el descanso entre descarga y descarga. En esos quince minutos que tuve ojeé varias páginas salteadas que fueron suficientes para querer leerlo entero. Se lo pedí a mi compañero y éste me dijo que no había problema. Cuando me operé de las rodillas fué a verme al hospital y me trajo no el suyo, si no un ejemplar de regalo para mí. Al llegar a casa lo cogí y en tres días estaba listo. Me pareció que era una experiencia digna de ser contada y mi mente ya fraguó una entrevista en la radio, una presentación en Rociana… Me senté frente al ordenador y escribí una reseña del libro por si la mandaba a algún medio de comunicación y se la mandé junto con el libro para que me lo dedicara. El libro volvió con la dedicatoria y una invitación a un almuerzo en San José donde conocí a un hombre de los que se denominan “bueno”, culto por su afán en aprender cosas (entre ellas leer y escribir en unos años de analfabetismo brutal), serio en sus maneras y cabal en sus ideales. Una velada muy grata y fructífera en charlas amenas y distendidas sobre su vida, la mía y todo lo demás al calor de una buena mesa.
Quedamos en vernos en otra ocasión y yo le dije que la reseña la publicaría en un blog que estaba en proyecto (éste). Las circunstancias no me han dejado hacerlo hasta ahora, pero lo prometido es deuda y aquí os dejo el enlace para que os descargueis el texto, lo leais con calma y hagais vuestros comentarios pertinentes que él seguro que leerá: http://cid-9dd08e2e2944ace3.skydrive.live.com/self.aspx/.Public/Y%7C_LA%7C_VIDA.pdf . Si despues de leerlo quereis ojear el libro o comprarlo, podeis ponerlo en vuestro comentario y el día del encuentro de blogs os lo podría acercar.
Sin más no os agobio más por hoy y saludos desde Tauri donde escucho música de Kitaro mientras os escribo; a ver si algún día soy capaz de hacer algo para que al leer los post escucheis la misma música que escucho yo al escribirlos(post it mental añadido)…

El Cuento de María

El lunes fuimos a la entrega de premios que os dije en el que mi hija pequeña de 11 años recibió un premio por un cuento que había escrito. Cuando llegamos nos encontramos con unos premios que claramente no eran tan equitativos como parecían; ya sé que direis que es lógico cuando estoy hablando de mi hija y de un segundo premio en lugar del primero y todo lo demás; pero no, me refiero a que cuando se escribe un cuento, éste tiene que tener una moraleja o, en su defecto, algún tipo de mensaje que nos haga recapacitar sobre algún aspecto relacionado con nuestra existencia (básicamente para eso se inventaron y se leen a niños para encauzar su educación). El caso es que de solo dos premios que había el primero se lo dan a un alumno del mismo colegio(acapararon casi todas las categorias), lo lee y se va; sube mi hija y todos los que estábamos allí nos dimos cuenta de que tenía que haber un error ya que el texto era de mucha mayor calidad que el del primer premio. La verdad es que no me dolió, aunque hubo quien protestó. Para mí solo el ver que el esfuerzo de mi hija se recompensaba de alguna forma y la motivación que le quedó de que el año que viene volverá a concursar y que ganará es suficiente. La vida nos enseña de que no todo sale bien siempre aunque pongamos todo nuestro empeño, aunque eso no quita que comencemos otros proyectos con el mismo énfasis. A continuación, como os prometí, os dejo para que valoreis el trabajo de una niña que apunta maneras literarias; yo no puedo considerarme juez por la parte subjetiva de mi papel como padre, espero que comenteis lo que os parece su trabajo. El cuento se llama EL HADA CARIÑOSA.
Érase una vez un hada que era muy cariñosa y daba
Regalos a los niños pequeños que eran pobres y por eso la llamaban el Hada Cariñosa. Y un día se enteró que los animales del zoo les ocurría algo.

El Hada Cariñosa se va al zoo a visitar a todos los animales. Le han contado que hay un problema con las especies que lo habitan.

A los loros no les gustan los colores de sus plumas, al león no le gusta su rugido, al mono no le gusta subirse a los árboles, al tigre no le gusta sus manchas, a los flamencos sus largas patas y a los delfines no les gustan hacer un espectáculo en el agua.

En fin, todos están tristes por algo.

El Hada se pone manos a la obra y consulta a los animales de uno en uno que necesitan para ser felices.
Se dio cuenta que solo querían un poco de cariño y atención.
El hada con su varita mágica hace que todos los deseos de los animales se hagan realidad y por cada beso que le dieran a un animal era una entrada gratis para la noria y todos en el zoo fueron felices.

FIN

A los niños a veces también nos pasa como a los animales del zoo, pero nuestros papas son nuestra Hada Cariñosa y sus brazos son la varita que todo lo cura.

María

Valorad vosotros mismos. Esperaré desde Tauri vuestros comentarios que ella seguro que leera.¿Quien sabe si tardará mucho en aparecer por el mundo de los bloggers? No lo descarto. Saludos a todos…

© 2017 butonsa.es

Tema por Anders NorenArriba ↑