Llevo desde el principio del blog preguntándome por qué nadie comentaba nada de mis entradas sabiendo que había gente que las leía y deberían hacerlo. Hoy, a través del blog de mi buen amigo plastic he constatado en un comentario una advertencia de que habían intentado publicar en mi blog y no habían podido comentar nada. Llevo un buen rato en ello y creo que a partir de ahora ya sí que se puede comentar mis entradas. Os insto a todos mis lectores y seguidores a que hagais todos los comentarios que tengais que hacer de todas las entradas nuevas y viejas; con eso me daríais una gran alegría. No os podeis imaginar lo frustrante que és que tú veas que te leen y que se hacen seguidores tuyos, pero no ves que nadie comente nada. Es como si emitieras un programa de televisión y todos los espectadores miraran hacia otro lado, el programa será bueno o malo, pero nunca se sabrá. Bueno, espero que hagais el trabajo atrasado y que a partir de ahora podais compartir conmigo estos momentos de lucidez literaria. Todos los días se aprende algo. Saludos desde Tauri, y me voy a tomar un buen café que hoy me lo merezco…