butonsa.es

Reflexiones desde la Perfección

Categoría: sentimientos

El Camino de los Sauces

Mi mano, tus manos, amistad y amor

Mi mano, tus manos, amistad y amor

Se hace difícil hacer una crítica a una publicación cuando ésta ha sido realizada por alguien que conoces muy bien desde hace muchos años y además conoces de primera mano el devenir de la obra, lo que ha costado, y lo que cuesta hacer que sea conocida; pero he aquí que me hayo frente al infame teclado dispuesto a hacer la más objetiva crítica que sea capaz de escribir. Al lío.

 Comenzar a leer ésta novela ya te infunde positivismo a través de Carolina, una chica frente a un espejo una mañana que ve como su mundo va bien y que se va a trabajar con toda la ilusión que da el hacer lo que te gusta y ponerle todo tu empeño para que seas reconocida. Luego conoceremos a Olvido, esa otra parte protagonista que en cualquier obra debería ser la némesis de la protagonista y que en la obra que nos ocupa ya desde el principio es un pilar más en la conciencia humana de Carolina. El Camino de los Sauces no cuenta una historia, cuenta el caminar de dos almas gemelas que se van relevando en la vida.

 La lectura es amena y, aún transcurriendo los hechos en una residencia de ancianos, a más de uno se le escapará algún suspiro al reconocer personajes que se han encontrado o se encuentran en sus vidas. El devenir de los acontecimientos es narrado por Carmen Palanco como se mueven los visillos de una cortina con la brisa de un amanecer: pausadamente a ratos y con más brio cuando la brisa sopla más fuerte. Va desgranando los acontecimientos y los protagonistas de una manera que no te das cuenta como pasas las páginas del libro hasta que llegas al final; ese final hilado a través de las páginas poco a poco y que va llegando sin darte cuenta hasta hacerte la pregunta “¿ya está, no hay más?” Tu alma te pide más prosa, más historia, te quedan dudas que no sabes como resolver,… Pero creo que eso es la esencia de cualquier obra, el que el lector se quede con SU parte de la historia; que sea capaz con lo leido de discernir otras historias paralelas, otro final alternativo. Si al terminar un libro no te queda el ansia de querer más o se te ocurre como lo hubieras escrito tu, mejor deja de leer. Yo si me he quedado con ganas de más y si me quedara con un personaje, ese con el que siempre conectas, sería Miguel aunque en el fondo de mi

alma se que sería Olvido. Os recomiendo encarecidamente la lectura de ésta novela, os encantará.

 Lógicamente una crítica no lo sería si además de resaltar todo lo bueno no pones algunos peros (que no lo malo) y en este caso Carmen Palanco creo que peca (a mi parecer) de un poco de miedo escénico y ha pensado que a los lectores se les haría pesado leer más páginas; pero no, a El Camino de los Sauces le faltan más páginas que nos lleve a conocer mucho más de Olvido, algo más de otros personajes del entorno y quizás haber ahondado en como la relación de Carolina y Olvido afecta en la relación de pareja de Carolina. Eso supongo que hubiera significado mucho más trabajo y mucho más tiempo para conocer la obra y a la autora, cosa que creo que habrá sopesado Carmen antes de tomar la decisión. Aún con mi crítica os insto a que busqueis el libro y os deleiteis con su lectura y no olvideis este nombre: Carmen Palanco.

“-La vida es un desengaño – Miguel hablaba un tanto triste.

-La vida es todo lo que tenemos – contestó Olvido a sus palabras…”

 

Renovación Necesaria

obstaculos-motivaciones-desmotivaciones Dejé la bitácora abandonada por dejadez y varios motivos personales, tan dejada estaba que hasta me hackearon la cuenta y he perdido las últimas entradas y tenido que subir fotos y videos que se fueron al garete por notener una copia de seguridad. Por eso si mirais la entrada anterior a esta os puede sonar a repetitiva pero no, entre aquella y esta había alguna más. La foto que os he puesto de cabecera tiene un significado importante por el hecho de plasmar bastante claro mi situación mental en estos momentos “ni tu mismo sabes que hacer con tu propia vida” refleja a las claras que tengo tantas cosas en modo stanby, abandonadas, o simplemente que no tengo tiempo material que ya he llegado a ese callejón sin salida en el que te planteas si sentarte en el rincón y dejar que la vida siga o coger el martillo y reventar la pared del fondo para hacer una puerta a una renovación que te haga superar el reto de la vida.

Os diré que sigo buscando el martillo pero no lo he encontrado de momento; eso si, como forma de buscarlo he comenzado por decidir que ésta bitácora tiene que vivir, y para ello hay que darle de comer ¿y qué come? Pues palabras, palabras que deben fluir como mínimo semanalmente y que servirán para plantearme retos y comenzar a romper ladrillo a ladrillo el muro del fondo y renacer con fuerzas renovadas que permitan seguir produciendo alegrias al alma abandonada en un rincón. He vuelto y pienso quedarme.

Cena del 66

Emociones contenidas y que se desataron el pasado 20 de Marzo cuando nos reunimos una gran parte de la generación del 66 de nuestra localidad. De todas las reuniones habidas me han contado que fuimos los mas numerosos (54) aunque hubo bastante gente que por diversos motivos no acudieron con lo cual habríamos batido records; la verdad es que el año 66 en nuestra localidad fue el año mas fructífero de aquel baby boom de los 60 en España. Somos la generación que verdaderamente ha realizado el cambio estructural de nuestra sociedad ya que cuando llegamos a la juventud la generación anterior ya había comenzado el cambio y a nosotros nos ha tocado hacerlo realidad completamente al tener que terminar el trabajo fraguado por la generación anterior. Nosotros fuimos los que acuñamos esa frase tan manida de “me he hecho a mí mismo” que reflejaba muy bien el hecho de que nuestros ancestros venían con una forma de ser y de pensar distintas que había que cambiar y al no tener ningún tipo de apoyo pues no tuvimos que inventar a nosotros mismos, de ahí la frase.
Si me preguntarais qué comimos en la cena os diría que no me acuerdo muy bien; sin embargo, si la pregunta fuera qué se mascaba en el ambiente lo tengo claro: emoción a raudales. Aún viéndonos la mayoría muy a menudo por vivir en el mismo pueblo la gente hablaba y recordaba las cosas de la infancia y la juventud como si cada uno hubiera vivido en un lugar distinto del planeta y no nos hubieramos visto en años. Hubo risas, voces, abrazos efusivos y hasta lágrimas de felicidad que regaron un encuentro que era necesario desde el punto de vista emotivo; hemos sido, como dijo alguien, una generación particular que ha seguido en la vida con unas relaciones personales que a lo mejor no se han profundizado entre todos juntos, pero sí es verdad que el sentimiento de que estábamos todos para todos no lo hemos perdido; y eso dice mucho en un mundo en el que hoy por hoy priva el reinado del yo sobre el nosotros tan necesario.
En resumidas cuentas nuestro encuentro generacional ha servido para afianzar más si cabe nuestra amistad sincera después de tantos años. Desde estas lineas también quiero recordar a las personas que nos han guiado desde niños: nuestros padres, maestros, etc… sin los cuales no seríamos las personas que somos ahora. Y dentro de los “nuestros” también un recuerdo a los que no estuvieron y a los que vinieron desde fuera expresamente al encuentro, sobre todo el buen amigo Antonio que se desplazó desde Cádiz. Un saludo a todos y gracias por ser como sois y lo que habeis sido en mi vida. Podría escribir un libro bastante gordo pero los sentimientos me ahogan…así que, saludos desde Tauri donde esperaré a que llegue nuestro 50 aniversario en el que espero que seamos más…
PD: os dejo un enlace al blog de mi buen amigo José Antonio que se me adelantó (como siempre me ocurre) al hacer su crónica de la noche.

28 de Febrero: Dia de Andalucia

Hoy además del dia de Andalucía cumplimos 30 años de la ratificación de nuestro estatuto de autonomía, algo por lo que muchos no daban “ni un duro”. Despues de una hibernación inesperada del blog he creido conveniente publicar hoy coincidiendo con esta celebración y aparcar otros temas que tenía pendientes. ¿Por qué? Pues para hacer una reflexión que creo que no solo afecta a los andaluces, si no también al conjunto de los españoles, se sientan españoles o no; y ahí está el quid de la reflexión de hoy. Desde fuera de España (y sobre todo dentro) se supone que somos el pais de la fiesta y la pandereta y nuestros compatriotas de fuera de Andalucía consideran que la culpa es nuestra por nuestro folclore y por ser “vagos” que siempre estan de fiesta. Esta leyenda urbana circula sin que realmente nosotros hagamos nada al respecto mediaticamente y dejándonos llevar claramente por ella, ya que subresticiamente ello nos repercute en generar ingresos turísticos que repercuten en puestos de trabajo. El turista que viene buscando ociosidad se encuentra con que el lugar está tan lleno de monumentos y maravillas paisajisticas que termina rendido de andar y de visitar lugares y todos terminan con la frase aquella de “y la forma de ser del andaluz y lo buena persona que es”. Señoras y señores nos apalean y luego nos pasan la mano por el lomo como a los perros pero sin desdecir públicamente lo dicho anteriormente. Y seguimos aquí, luchando por todo lo nuestro “con dos cojones”.
Un día como hoy debería servir para afianzarnos más en nuestra génesis de andaluces, ser más andaluces si cabe; ¿cómo? Por supuesto no se es más andaluz por ir hoy a los actos oficiales y saber cantar el himno de Andalucía (cosas que tampoco está mal que se hagan), se es más andaluz haciendo ver que no solo vivimos del turismo sino que tenemos otros potenciales menos visibles y que habría que reconocer sin más; un ejemplo claro puede ser el echar un vistazo a los créditos de peliculas y series que hoy en día se emiten en el cine y la televisión, sin equivocarme mucho creo que el porcentaje en algunas series llega incluso casi al 50% del staff. ¿Quién fomenta el que esto se conozca a nivel nacional? Nadie. Incluso los actores si no se les hace referencia a su procedencia no lo dicen, no meten cuñitas en sus entrevistas en las que recalquen su andalucismo del tipo “pues allá en mi pueblo… Eso en Andalucía se diría… Si fueras a Andalucía sabrías…”, no me explico el por qué no lo hacen cuando un andaluz como Antonio Banderas viviendo en EEUU se le cae la baba hablando de España y los andaluces y su Málaga natal (lógico).
Muchas veces he hecho referencia en conversaciones diversas al tema de la bandera (lo mismo española que andaluza) y su inexistencia en nuestras casas. Ayer viendo una pelicula americana me vino al hilo comentarlo de nuevo; vamos a ver, en cualquier casa americana ondea una bandera patria y hasta está mal visto el hecho de que puedas ponerla y no lo hagas… nos trasladamos a nuestro país y el que ponga una bandera patria en su casa -aparte de tacharlo de facha de mierda- se arriesga a que le

pinten la fachada y otras lindezas que nunca he entendido. Vale que durante cuatro décadas estuvimos gobernados por un enano cabrón, sus huestes de águilas carroñeras de uniforme y cuervos negros que se ocupaban de machacar psicológicamente a la plebe con aquella palabra tan manida que fue “resignación”; pero que eso sea excusa para abandonar nuestro patriotismo creo que le da alas a todos esos caducos que hoy en día pululan por ahí dandose palmadas en el pecho diciendo que ellos sí son patriotas. Formamos parte de una identidad regional y de una nacional totalmente compatible y soberana, y es por lo que hoy desde este espacio virtual fomento el que todos los andaluces llenemos nuestras fachadas del color blanquiverde de nuestra bandera conjuntamente con la roja y gualda que representa nuestra identidad de país, no seamos ceporros y analfabetos sociales; dejemos atrás el pasado y luchemos en el presente por un futuro que sea prometedor, no más de lo mismo… saludos desde Tauri y feliz día de Andalucía a todos los andaluces de dentro y fuera de nuestra tierra.

Luis Aguilé ha muerto


Más que un blog de opinión se me está pareciendo más a una página obituaria de cualquier periódico; pero la verdad es que en ésta semana negra que llevamos se nos han ido dos de los grandes artistas latinos. El caso de Luis Aguilé nos queda más cercano ya que desde los tempranos 60 vivía en España y no ha descansado hasta el final de sus días en el que estaba trabajando montando una zarzuela en Madrid, ciudad en que ha fallecido a los 73 años de un cáncer que le ha ido corroyendo por dentro hasta dejarlo sin la vida con la que tanto luchó y nos hizo disfrutar.

Yo recuerdo desde pequeño haber visto a “ese señor con una corbata gigantesca” cantando el Cuando salí de Cuba o Es una lata el Trabajar aunque si hay una buena de su época dorada cachondísima es Juanita Banana. Ha sido todo un símbolo en hispanoamérica (¿Quién no recuerda sus apariciones en el mítico 300 millones?) y en España son innumerables las actuaciones en televisión en las que ha demostrado su valía en el escenario siempre vestido de traje, a veces llamativo, y de sus inconfundibles corbatas grandes como él mismo. Echando una mirada no mucho hacia atrás nos damos cuenta de que en los últimos cinco años más o menos se han ido tantos artistas como en casi quince. Parece que estamos, por la edad, en una época de finalización de bastantes vidas que han sido claves entre los cincuenta y los ochenta mayormente. A mí con la edad que tengo he conocido no ya la época de las famosas dos cadenas de televisión, sino además verlas en blanco y negro (en mi casa entró el color junto con el Mundial 82 de futbol celebrado en España); he conocido programas míticos en primera persona delante de un buen vaso de leche y un bocata y me he quedado dormido navidades de madrugada viendo los especiales en los que no podía faltar Luis Aguilé. Sirvan estas lineas para hacerle mi personal homenaje a una persona que, como me ha pasado con Mercedes Sosa, ha formado parte de mi vida a través de su música y sus letras. Descanse en paz.

Además quisiera dejar claro que si la inmensa mayoría de su música es simpática también hubo un Luis Aguilé solidario con los oprimidos y crítico con las instituciones; por eso en un blog como éste no podía dejar pasar la oportunidad de presentaros al artista humano y comprometido poniendoos éste video de una canción que lleva años prohibida en algunos paises latinoamericanos por su contenido. Un contenido que nos hace pensar a todos y sobre todo refleja a las claras lo que conlleva ser elegido como representante de un pueblo. Saludos desde Tauri y reflexionar sobre el texto…

Gracias Mercedes Sosa, Gracias a la Vida.

Nada que decir, nada que escribir. Solo darle gracias a la vida por haberme dado la oportunidad de haber coincidido una parte de mi vida con una parte de la suya y así haber conocido de primera mano su historia y su música universal. Que más y que menos.

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el oído que en todo su ancho
Graba noche y día grillos y canarios
Martirios, turbinas, ladridos, chubascos
Y la voz tan tierna de mi bien amado
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abecedario
Con él, las palabras que pienso y declaro
Madre, amigo, hermano
Y luz alumbrando la ruta del alma del que estoy amando
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos
Playas y desiertos, montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano
Cuando miro el bueno tan lejos del malo
Cuando miro el fondo de tus ojos claros
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto
Gracias a la vida, gracias a la vida

Personas Desaparecidas y sus consecuencias

Leyendo el Huelva Información digital de ayer se me vino a la vista un artículo del periodista Pedro Ingelmo relativo a las desapariciones de personas enfocando el mismo sobre todo en los desaparecidos andaluces. En el se hace referencia señera a la página que ilustra el post http://www.sosdesaparecidos.es . Esta web sirve de referencia en España para las desapariciones de personas que, por razones inexplicables, se salen del ámbito de lo normal ya que hay muchas personas que desaparecen y se sabe que es porque no quieren que se las encuentre. Mirando hacia nuestra Andalucía nos encontramos varias desapariciones que coinciden con fiestas populares, esto me ha hecho tomar la decisión de escribir esta entrada no sin advertiros del hecho de que por ser feria tengamos que tener atados cortos a nuestros jovenes y no darles una libertad a la que tienen derecho. A lo que me refiero es que hay que proporcionarles libertad suficiente para que vayan habituandose a desenvolverse por la vida más no sin caer tampoco en la dejadez de decir aquello de: “dejal@ que vaya por ahí, ¿qué le va a pasar?”. No les pasa nada, pero…¿Y si llega a pasar? Nadie está libre y todos jugamos a ciertas loterias de la vida sin querer y como dice la frase “a quien le toca le toca”.
Os transcribo el artículo para que lo leais y si quereis visitar la página de la asociación también seguro que sois bienvenidos y, quien sabe, puede que hayais visto a alguien.
“Nada volvió a crecer en la tierra cuando Demeter perdió a su hija, Perséfone, la diosa del inframundo. Demeter buscó y buscó y en su desolación creció el invierno. Perséfone, la primera desaparición.
Un adolescente mira desde la pantalla de la web sosdesaparecidos.com. El adolescente tiene ahora 47 años y la foto es la última que le tomaron en Los Barrios, su pueblo, en 1977. Luego se marchó. Es Francisco Román, uno de los desaparecidos que está en el banco de datos de la asociación de familiares de desaparecidos Inter SOS. Hasta hace poco, en un listado policial también estaba el nombre de Jenaro Jiménez, un gaditano que debió pensar que todo había salido mal y que lo mejor era empezar de nuevo. Jenaro apareció hace diez días en Barajas. Su fuga acabó. La de Francisco Román, no.
Su hermana pequeña, Milagros, prefiere no fabular teorías. Sabe lo que sabe, que en 1977 su familia de ocho hermanos vivía una época difícil, que Francisco intentó fugarse varias veces, que una de esas veces un coche lo atropelló y que, con la cojera de ese accidente, un día desapareció. “Era travieso, inquieto y sí, quería marcharse, pero cuesta entender… Sólo una vez recibimos una carta, no mucho después de su fuga. Decía que estaba bien”.
El peregrinaje de su madre empieza ahí. La foto de Francisco aparece en todos los medios, cuando la televisión no era una traca de disparates. Reciben decenas de pistas falsas y la madre de Milagros acude a cada uno de los sitios donde dicen haberle visto. No está en ninguno. Por supuesto, va al programa de Paco Lobatón, Quién sabe dónde, el gran pelotazo televisivo de los 90. Nada. Milagros no se resigna. “Aún confiamos en que aparezca y nos cuente su historia”.
Otras familias prefieren dejar que el destino decida. La madre de un joven barbateño de 30 años desaparecido hace cinco años no quiere ni que aparezca el nombre ni la foto de su hijo. “Es algo que forma parte de nuestra vida privada y de la de mi hijo”. Como ellos, muchos otros huyen de la voracidad de los medios, no quieren exponerse en los escaparates.
Un hombre de El Puerto, Celestino, de 56 años, fue a trabajar por última vez en junio del año 2000. Cuando terminó su jornada laboral cogió su coche, pero nunca llegó a casa. Su familia aún le busca, pero no hay números de teléfono en la página de Inter SOS, que gestionaría cualquier dato sobre su paradero. Es de suponer que han intentado rehacer su vida, en la medida de lo posible, sin él(…)
A cualquier policía relacionado con estos casos que se le pregunte cuál es la gran historia, qué desaparición ha desconcertado más, rápidamente se menciona la del niño pintor de Málaga, David Guerrero. “Se esfumó, se lo tragó la tierra”. Un niño de trece años con gran talento para la pintura acude el 6 de abril de 1987 a un momento especial: la exposición de su primera obra en una galería de renombre en Málaga. Ya está, ahí se acaba la historia. Nadie le vio, nadie supo lo que pasó. Su madre, en el veinte aniversario, parecía agotada. “Ya no confío en que nos vea, no me imagino lo grande que es el mundo”. El niño pintor tendría hoy 37 años. ¿Habrá seguido pintando? “Una desaparición limpia, muy limpia”, resume la Policía.
Luego está el caso de Josue Monge, de Dos Hermanas, también de 13 años. Desapareció con una mochila cuando iba a jugar a la Play con un amigo en abril de 2006. Sería una desaparición como muchas otras si no fuera porque su padre desapareció catorce días después. Dijo que iba a buscarlo, llamó los siguientes días y luego no llamó más. Podría ser una de las numerosas “desapariciones parentales”, padres y madres que se llevan hijos para no litigar. Sea lo que sea, no hay rastro ni del padre ni del hijo. A la madre le estremece todavía el encuentro con un niño desconocido que decía ser Josue. “Mamá, ¿no me reconoces?”. “Tú no eres Josue”. “Es que he cambiado un poco”. Era un chico que se había escapado de un centro de menores de Málaga. Quiso ser Josue.
Juan Bergua, un linense que reside en Barcelona, no ve a su hija desde hace quince años, cuando ella tenía 17. Salió de casa y no volvió. Bergua es uno de los fundadores de Inter SOS. Se le quiebra la voz cuando habla de su hija. “A mi hija también la buscaron en los vertederos, como a Marta del Castillo”. Bergua cuenta la sensación de quienes pierden a un ser querido sin rendirle duelo. “Siempre queda la esperanza, por débil que ésta sea. No puedes rehacerte porque ella siempre está presente”.(…)”
Esto es un extracto bastante clarificador, el artículo completo está en http://www.huelvainformacion.es/article/andalucia/498248/y/buen/dia/no/regreso.html , lo podeis leer con tranquilidad y luego comentar. Saludos desde Tauri y buena feria a mis paisanos, volveremos renovados la semana que viene.

Como intentar vivir mejor

Sigo desde hace tiempo un blog de psicología (la carrera que nunca estudié pero que no descarto), y creo que hoy nos vendría bien con esto del calor y las vacaciones que se suponen que son para relajarnos el cuerpo y la mente el que usemos ese tiempo libre extra que nos hemos merecido para enfocar nuestra existencia desde una perspectiva nueva y más relajada dentro de este mundo que nos ha tocado vivir de estres y locura tanto social como mediática como personal.
El post del que lo he sacado se llama “40 consejos para vivir mejor”. Yo diría que mas que consejos deberían ser mandamientos. Los hay que se podrían discutir un poco, pero creo que como mandamientos se podrían quedar en 36 (cada uno los verá de una forma u otra). Os los dejo aquí para que reflexioneis y comenteis lo que querais. Como consejo personal os puedo decir que no los leais de golpe, si no leeis uno y pensais un poco, luego otro y así hasta el último; vereis como os hace recapacitar de algunos actos que realizais y que vistos desde otro ángulo se realizarían mejor. Saludos desde Tauri y a reflexionar tocan…
  1. Camina de 10 a 30 minutos todos los días. Mientras caminas, sonríe.
  2. Siéntate en silencio por lo menos 10 minutos cada día. Enciérrate si es necesario.
  3. Escucha buena música todos los días, es auténtico alimento para el espíritu.
  4. Al levantarte por la mañana dí lo siguiente… “Mi propósito hoy es _______”.
  5. Vive con las 3 Es… Energía, Entusiasmo, Empatía.
  6. Juega más juegos que el año pasado.
  7. Lee más libros que el año pasado.
  8. Mira al cielo al menos una vez al día, date cuenta de la majestuosidad del mundo que te rodea.
  9. Sueña más mientras estás despierto.
  10. Come más alimentos que crezcan de los árboles y en las plantas y menos alimentos que sean manufacturados en plantas industriales o que requieran un sacrificio.
  11. Come arándanos y nueces. Toma té verde, mucha agua y una copa de vino al día (asegúrate de brindar con ella por algo hermoso de mucho que hay en tu vida y, de ser posible, hazlo en compañía de quien amas).
  12. Trata de hacer reír por lo menos a tres personas cada día.
  13. Elimina el desorden de tu casa, coche y tu escritorio y deja que nueva energía fluya en tu vida.
  14. No gastes tu precioso tiempo en chismes, cosas del pasado, pensamientos negativos o cosas fuera de tu control. Mejor invierte tu energía en lo positivo del presente.
  15. Date cuenta que la vida es una escuela y tú estás aquí para aprender. Los problemas son lecciones que van y vienen, lo que aprendes de estos es para toda la vida.
  16. Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo.
  17. Sonríe y ríe más.
  18. No dejes pasar la oportunidad de abrazar a quien aprecias.
  19. La vida es muy corta para desperdiciar el tiempo odiando a alguien.
  20. No te tomes a tí mismo tan en serio. Nadie más lo hace.
  21. No tienes que ganar cada discusión. Acepta que no estas de acuerdo y aprende del (de la) otr@.
  22. Ponte en paz con tu pasado, así no arruinará tu presente.
  23. No compares tu vida con la de otros. No tienes idea del camino que ellos han andado en la vida.
  24. Nadie está a cargo de tu felicidad excepto tu mismo.
  25. Recuerda que tú no tienes el control de todo lo que te sucede, pero sí de lo que haces con ello.
  26. Aprende algo nuevo cada día.
  27. Lo que la demás gente piense de tí no es de tu incumbencia.
  28. Aprecia tu cuerpo y disfrútalo.
  29. No importa que tan buena o mala sea la situación, ésta cambiará.
  30. Tu trabajo no se ocupará de tí cuando estés enfermo. Tus amigos sí lo harán. Mantente en contacto con ellos.
  31. Desecha cualquier cosa que no sea útil, bonita o divertida.
  32. La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.
  33. Lo mejor está aún por venir.
  34. No importa cómo te sientas, levántate, vístete y asiste.
  35. Ten sexo maravilloso, siempre con plenitud de tu ser.
  36. Llama a tus familiares con frecuencia y mándales correos diciéndoles: ¡Hey, estoy pensando en ti!
  37. Cada noche antes de acostarse di lo siguiente: Doy gracias por _______. Hoy logré o conseguí _______.
  38. Recuerda que eres demasiado perfecto como para estar estresado.
  39. Disfruta del viaje. Sólo tienes una oportunidad, sácale el mayor provecho.
  40. Por favor comparte estos consejos con quien te importa.

* Autor: Gaxan Sad.

Transición

Bueno. Parece que las cosas se encauzan un poco. El familiar hospitalizado ya está en casa, y espero que esta entrada sea, como dice el título, una transición. A partir de ahora a ver si voy haciendo las entradas más a menudo. Mientras pasaremos, como la figura de la imagen, el desierto de transición hacia nuevos horizontes que nos traigan satisfacciones plenas físicas y psíquicas que buena falta me hacen. Voy a acostarme y dejarme seducir por la lectura de mi actual libro de cabecera: “El Testamento Maya”. Ya os lo comentaré otro día cuando lo termine. Saludos desde la noche estrellada en Tauri. Felices sueños.

EN EL SEPTIMO CIELO

(24-03-09) Leyendo el periódico de hace unos días he visto una reseña de un estreno de cine del viernes pasado y he decidido ir a ver una película que a primera vista, solo la reseña, parece tranquila y de las de ver sin sobresaltos ni tiros. Se titula: “En el séptimo cielo”. Y vaya con la película, si tuviera que definirla tendría que hacer el símil del ajedrez que aún siendo un deporte de lo más tranquilo es el más destructivo que existe. Pues algo parecido es esta cinta alemana.

La cinta en cuestión trata de amor de muchos años, amor a primera vista, infidelidad, sexo de lo más explícito que se puede exponer en una sala comercial…y sobre todo de flechazo y mariposas en el estómago. Hasta ahí todo bien pensando que vas a ver cuerpos esculturales con sus correspondientes cirugías…Pues vas list@, para nada. Los personajes no bajan de los 65 años. La peli trata a los mayores desde un punto tan humano que rompe con todos los esquemas prefijados en una sociedad en la que priman los estereotipos de cuerpos musculados y perfectos y en los que los abuelos solo sirven para pasear a los nietos y para contar batallitas de cuando eran jóvenes (con lo cual salen actores jóvenes haciendo del abuelo cuando era un hombretón veinteañero), y cuando se enamoran lo hacen de una forma tan encantadora que empalaga.

Pues no, ésta cinta nos muestra la realidad de una mujer sexagenaria que lleva felizmente casada más de 30 años y vive con su marido con el que sigue haciendo el amor como cualquier pareja dentro de su grupo de edad. Un día conoce a un hombre y le entran esas mariposas en el estómago de las que todo el mundo habla siempre y simple y llanamente se acuesta con él. Y joder si se acuesta. Os juro que sentí escalofríos al ver la escena en cuestión reflejada sin ningún pudor de cámara, es una experiencia visual que se me ha quedado grabada en la retina para siempre. A mi edad ya comienza uno a plantearse temas tan escabrosos como el de que como será hacer el amor tan mayor. Os juro por lo visto que da igual la edad cuando de verdad se hace con pasión y fogosidad. No penséis que la película se vuelve burda por las escenas de sexo y desnudos; para nada, emana una sensualidad y unas chispas que ya quisieran más de una pelagarta evocar en algunas cintas que se pueden ver por ahí. A partir de esa secuencia se desarrolla un argumento sensual y duro (estamos hablando de cuernos) lleno de escenas que recuerdan a un amor quinceañero donde los personajes juegan cada uno su papel perfectamente y donde, por cierto, el papel del supuesto personaje serio y supuestamente centrado que quiere ser la conciencia del film está interpretado por un actor joven. Como os digo, una cinta que plasma un tema que ha parecido tabú hasta ahora y que es tratado con una profesionalidad y un juego de cámara que deja tiempo al espectador para ir asimilando cada matiz de ésta historia que al fin y a la postre es todo un drama visto desde un ángulo nunca tratado con tanto realismo, el de la tercera edad. Nos demuestra que no somos “nada” hasta que morimos, lo que significa que mientras somos personas con sentimientos y cuerpos que se estremecen ante las caricias de una persona amada. Si me tuviera que quedar con una escena no me quedaría con ninguna de sexo (no porque no sean buenas) ni los diálogos profundos de los protagonistas buscando un sentido a sus vidas ni nada de lo demás; irrefutablemente me quedo con el sabor a humanidad que desprende la secuencia en la que la protagonista se sitúa desnuda delante de un espejo y se observa como lo haría una chica joven: no tiene precio. Es una película que bien valdría un oscar, aunque al ser alemana sería a la mejor película extranjera. Para terminar os diré que no dudéis ni tengáis prejuicios tontos a la hora de verla, es una joya que merece verse. Lógicamente dejo que cada uno saque su propia conclusión como yo he sacado la mía, que es la de tenerla para visionarla de vez en cuando, seguro que cada vez podré encontrar alguna cosita nueva que no haya visto antes. Saludos desde Tauri y hasta la próxima.

© 2017 butonsa.es

Tema por Anders NorenArriba ↑