Llegó Villablog y lo mismo que llegó se marchó. Pero ahora nos queda el regusto de todo lo ocurrido en un solo día. Tantas cosas interesantes, divertidas, ¡Uf, que calor!… Más de cien personas juntas haciendo causa común por el mundo de los blogs, siendo la primera experiencia de éste tipo no es para que decaiga bajo ningún concepto, y creo que eso quedó claro ya desde antes de realizarse el evento.
¿Mi experiencia personal? Pues la primera es la misma del que va de viaje con la familia o los amigos y lleva la cámara de video, es el que no vé nada, jaja… Hombre, nada nada no. Lo que pasa es que cuando eres el moderador del acto que tienes que dar paso a todos los ponentes y eso, y resulta que los ponentes no se sientan contigo y la pantalla de presentación te pilla por detrás, pues la verdad que ves poco, vamos nada (menos mal que los portátiles desde donde se proyectaban las ponencias sí que me pillaban de frente y no me perdí del todo). Como organizador dentro de un grupo tan homogeneo estoy que no quepo en el pellejo; todos los comentarios y post que los asistentes están colgando en sus blogs personales son maravillosos y me emocionan porque ese sí que es el auténtico agradecimiento, no el que te dice allí “que bien ha estado” y luego si te he visto no me acuerdo. Nos están abrumando con tanta dulzura que ahora es cuando pensamos realmente en lo que comentábamos en algunas reuniones preparatorias “a ver si vamos a dar tanto que el año que viene no superaremos el listón impuesto”, pero no, ha quedado claro que el evento Villablog va a tener una continuidad, una vida que se augura larga y fructífera y como me dijo personalmente una de las autoridades que asistieron al acto “habeis situado a Rociana en el mapa; pero no solo en el físico sino en todos los aspectos”, que te lo diga alguien así, en tu pueblo y sabiendo que te lo dice desde la sorpresa de ver aglutinadas a tantas personas en un mismo proyecto, eso no hay palabras para definirlo.
Mi conclusión, aúnque puede ser subjetiva por ser organizador, es que la dicha y la satisfacción no me deja ver más allá de la felicidad que siento por pertenecer a éste grupo de personas que nos comprometimos a preparar un evento de este calibre y en tan poco tiempo. Para terminar quisiera decir que de todo lo que llevo leido hasta el momento (emoción tras emoción) quisiera reseñar una frase publicada por esa persona tan exquisita en maneras y tan clara de ideas (además fué la primera en llegar) que es Mari Mar en su blog: “Desde aquí quiero daros las gracias, por haber sabido transmitir toda esa ilusión y energía positiva,… es lo que yo me he traído de Rociana, en un mundo tan frió como es Internet ustedes le supisteis dar calor”. Ya que te digan eso el corazón no te cabe en el pecho. Gracias a todos por querer formar parte de la familia que hemos creado. Saludos desde Tauri y hasta el año que viene Villablog.